ideología

Sobre ideologías y estafas

- Maestro: ¿cómo podemos distinguir una idea madura de una veleidad?
- No es necesario mentir para defender una idea cabal.

Mujer rica, mujer pobre

Sé que hoy me estoy arriesgando al desafiar las más procelosas corrientes imperantes, pero no me importa, creo que lo que tengo que decir debe ser dicho.
El detonante, como en otras ocasiones, ha sido un artículo de opinión de Roberto Blanco Valdés en El Ojo Público de La Voz de Galicia titulado “Fotografiarse desnudas, lamer escupitajos”.

Destaca Roberto tres noticias de la edición de la víspera, dos de las cuales ya conocía y me habían inspirado una reflexión en el mismo sentido que señala. Pero al leer sus palabras impresas me desbordó una vorágine que me obliga a expresarme perentoriamente, porque no estoy de acuerdo con su enfoque “blando” y “comprensivo” cuando concluye “aquí, las mujeres luchan”… mientras que lo que les sucede a las mujeres en el mundo de más allá,  pues “Esa es su desgracia. Y es nuestra vergüenza”.

Lo que revelan las tres noticias podría reducirse al contraste entre dos culturas, entre dos formas de entender la vida o la sexualidad, pero no lo creo así. No voy a calificar las posiciones de las “víctimas” de los hackers ni de la parca reivindicadora, puesto que el mejor sentimiento que inspiran ni siquiera es compasión, sino vergüenza. Porque no sólo es para nuestra vergüenza la desgracia de las mujeres hindúes, musulmanas, etc. También es una vergüenza el comportamiento y los métodos de las occidentales que se proclaman “luchadoras” por la “igualdad” y la “liberación” desde sus privilegiadas circunstancias. Porque tal proclamación no exime de la necesidad y la obligación de comportarse con una cierta sensatez y de asumir responsablemente las consecuencias de la propia negligencia, ignorancia o frivolidad.

En brutal contraste, la joven “india” se merece toda mi admiración y respeto por su libérrima ostentación de dignidad.

Y me pregunto ¿Dónde están las voces de quienes luchan en su defensa?

Es triste vivir en un mundo en el que conductas de tan diferente cualidad son compensadas de maneras tan contrastadamente injustas.

Sobre las armas de destrucción masiva

- Maestro: Dicen que la pluma es más fuerte que la espada...
- Lo malo es que algunos libros han matado, y seguirán matando, más que las bombas.
 

Dos negativos no hacen un positivo

Sino, Pedro habría negado una vez y afirmado otra. Total, que nada.

Ya es conocida mi opinión sobre el fenómeno Podemos. También sobre la fuente de conocimiento de moda. Ya es sabida de antiguo, la cosa.

Ahora, por diferentes motivos, los colosos colisionan: "Podemos libra una nueva batalla en Wikipedia". Esta polémica no tiene nada que ver con la del mono, los derechos de autor o la propiedad intelectual, tiene que ver con el control omnímodo y omnívoro de la información. No tardará el ideólogo Monedero en proponer un tribunal popular para condenar la Wikipedia por contrarrevolucionaria.

No sé si valdrá el indicador como mérito, pero "Sálvame diario" desplaza un 65% más información que Podemos en la pedia.

Separación de sexos no es segregación ni discriminación

Portada de La Voz de Galicia 8/7/14

La portada de La Voz de Galicia de hoy titula a 4 columnas en su portada que "El Supremo anula los conciertos de 5 colegios que separan por sexos". Subtitula: "La sentencia, que afecta a dos centros de A Coruña, no cuestiona que exista la educación diferenciada, pero sí que se financie con dinero público".
Por lo menos, no se habla de segregación, como en otros medios tóxicamente ideológicos.
Vivimos tiempos convulsos y confusos, donde la verdad no es patrimonio de frailes ni motivo de filósofos, y donde se acepta que analfabetos ideológicos legislen y otra suerte de incapaces presuman de interpretar tales legislaciones.
Establezcamos las premisas:

  • No existe la menor prueba de que el modelo de educación integrada sea mejor que el de educación diferenciada. Existen distintos modelos educativos y no hay pruebas (ni siquiera estudios) concluyentes que establezcan que ninguno sea mejor.
  • Por pura ideología postmoderna, el asunto ni se discute ni se investiga, en un punto donde se encuentran las verdades reveladas y los prejuicios ideológicos repetidos hasta el aburrimiento como mantras sin sentido.
  • Sí hay abundantes pruebas de que el sistema educativo vigente es un fracaso, y no es necesario exhibir dolorosos informes que así lo demuestran para constatar la realidad de los hechos.

El supremo se puede justificar en que aplica la ley, pero la ley se puede interpretar y aplicar de otra manera, como hizo uno de sus magistrados y antes el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.
Pero lo que resulta esperpéntico es la conclusión de que siendo la educación diferenciada tan legítima como la coeducación, no se puede sostener concierto con fondos públicos.
Si no hay motivos reales, científicos, que respalden una posición por encima de otra, ni existen tampoco argumentos de legitimidad ¿por qué se retira la ayuda pública? Esta contradicción, característica consustancial al vigente pensamiento postmodernista, implica una clara discriminación por motivos ideológicos, que es lo que se dice combatir. Desde la ignorancia y el sectarismo.
En todo este asunto, lo mejor para los niños y los derechos de los padres son irrelevantes.
 

Distribuir contenido