Psicología, Reseñas, Memética, Noticias, Páginas, Nanorrelatos, Informática

Carta de Marisol Filgueira

Como Coordinadora e Investigadora Principal del proyecto PI080415, “Psicoterapias: análisis de procesos y resultados”, presentado a la Convocatoria 2008 de Proyectos de Investigación en Salud del Fondo de Investigación Sanitaria, Instituto de Salud Carlos III, Ministerio de Ciencia e Innovación (Resolución Mº Sanidad y Consumo, BOE 65, 15 marzo 2008, p. 15809) http://www.isciii.es/htdocs/aes/pi/pis.htm, el cual se ajusta a las siguientes líneas:

Carta del COP Galicia

En Santiago a 9 de octubre de 2008

Sr. Dn. José Jerónimo Navas Palacios
Director del Instituto de Salud Carlos III

Estimado Sr.:

En fecha reciente hemos conocido la resolución recaída sobre el proyecto PI080415 “Psicoterapias: análisis de procesos y resultados”, presentado en la convocatoria 2008 de proyectos de investigación en salud del Fondo de Investigación Sanitaria, Instituto de Salud Carlos III, Ministerio de Ciencia e Innovación (Resolución Mº Sanidad y Consumo, BOE 65, 15 marzo 2008, p. 15809).

Después de la lectura de los motivos para la denegación de apoyo a la citada investigación  nos sentimos en el derecho y obligación de valorar dos de los mismos, desde la consideración de que los demás que se citan forman parte de aquello que, aunque opinable, es potestad legítima del evaluador ponderar y decidir en uso de las facultades que le han sido delegadas.

Así son las cosas…

Formo parte de un grupo de investigación que intenta desarrollar un proyecto comparando algunas formas de psicoterapia. Por eso, la coordinadora del proyecto solicitó, en la debida forma y plazo, una financiación al FIS (Fondo de Investigación Sanitaria). Recientemente hemos recibido una cordial denegación de ayuda.
Particularmente, no puedo evitar expresar mi agradecimiento y reconocer públicamente los desvelos de los audaces responsables de la valoración de nuestro proyecto, que, en su modestia, prefieren permanecer en el anonimato para evitar, sin duda, los agasajos que tan justamente merecen. Y es que, pudiendo simplemente denegar nuestra solicitud con seca sobriedad, nos hacen la deferencia de explicarnos qué es lo que hemos hecho mal y nos señala el puesto que debemos ocupar y del que nunca debimos habernos movido.
El nivel de comprensión del proyecto que presentamos y la profundidad de los conocimientos de la metodología de análisis cualitativo ha permitido al equipo evaluador desarrollar mentalmente la investigación y extraer sus exiguos resultados sin necesidad de que un equipo investigador de bajo nivel pierda su miserable tiempo, con el consiguiente ahorro presupuestario.
Por otra parte el buen estilo y entrecortado gracejo con que un órgano de la administración se dirige a los administrados es siempre tan conmovedor como entrañable.

Estafas televisivas

Aunque el objetivo de esta sección es, entre otros, evidenciar los abusos y la estúpida forma en que la publicidad manipula a la audiencia, en esta ocasión me referiré a uno de sus más abyectos acompañantes. En efecto, el espacio televisivo, con todos los avances de una TDT a pedales, está poblado de publicidad, con su variante de tele-tiendas, además de juegos y participaciones telefónicas entre los que se salpican fragmentos de, por este orden, retransmisiones deportivas, repeticiones de telefilmes, gallineros rosa, noticieros prefabricados, algún largometraje reemitido y más concursos en sus cada vez más retorcidas variantes causadas por una delirante persecución de la originalidad.

O tempora, o esnobs!

Pues efectivamente, en una carrera imparable hacia el desprestigio galáctico y más allá, algún mentecato ha propuesto la kakapedia para el premio Príncipe de Asturias.

Francamente, sería decepcionante, aunque no sorprendente, que se lo concediesen.

La historia nos dice que algún mecanismo no funciona bien en la adjudicación de estos galardones: Un impresentable y rubicundo vendedor de coches usados embaucó al jurado con sus oropeles de autobombo en el 2007. No sirve de atenuante que la Academia Sueca acompañase en tal singladura. Pero, tras unos meses ¿qué ha sido del carismático telepredicador? Sencillamente, levantó la caja, cerró el tinglado y voló como el viento (estaba cantado). ¿Y la legión de pseudointelectuales reclutados para la causa? Han vuelto a sus recaudaciones, subvenciones y, en algún caso esporádico, ocupaciones.

En fin ¿Qué es la kakapedia? ¿Merece el premio de la Comunicación? Bueno, a lo mejor merece el premio, al igual que lo merece Carmen Sevilla. Es todo demasiado complejo, demasiadas incertidumbres, demasiadas incógnitas. Y total ¿qué mas dará?
 

Vulgarización

Hitos en la historia de la escritura

La invención de la escritura no fue un asunto baladí. Sus comienzos fueron oscuros, probablemente en las cavernas, sin ningún “I+D+I Team” ni nada.

Desde el principio se hizo evidente que la idea no prosperaría hasta que se desarrollase una versión de sobremesa, porque los muros y las losas eran poco ergonómicos y su manejo exigía del usuario una considerable fortaleza.

Aunque las tablillas de arcilla supusieron un gran avance al permitir que una publicación modesta se pudiese transportar con una reata, incomprensiblemente esta implementación no fraguaba en el mercado.

Picasso nació muerto

¡No respiraba! Un momento... Ahora que lo pienso ¡Todos lo niños nacen muertos, porque no respiran! Pero entonces va su tío, galeno a la sazón, le echa humo de puro en la nariz y ¡resucita! Esta hermosa anécdota se conoce porque... alguien se habrá ido de la lengua.

Imaginemos la situación: asiste a la parturienta su hermano mientras se fuma un habano. Tras el parto, el tío diagnostica: ¡t'a muerto, que no respira! Y entonces, le viene la inspiración y decide intentar algo... ¿Masaje cardíaco? ¿Respiración artificial? ¿Unos cachetitos en las nalgas? ¡Qué-vul-ga-ri-dá! Le soplo humo de tabaco que es muy sano y resucita a los muertos y ¡Cof, cof! ¿Qué te dije?

¡A por los publicistas telentudos!

Mientras termino otros artículos que estoy preparando no puedo sustraerme a la tentación de ir lanzando algunos dardos envenenados a medida que me van provocando.

La memética puede alcanzar eventualmente una de sus máximas expresiones en la publicidad. Como autodefensa ante sus reiteradas e injustificadas agresiones, iré comentando algunos de sus éxitos más logrados.

Por ejemplo, va un publicista y dice: ¿Por qué un parquímetro tiene que parecer un parquímetro? La respuesta es tan obvia como estúpida la pregunta: si un parquímetro pareciese otra cosa, como por ejemplo un dispensador de condones, sólo recaudaría por las noches, y no demasiado. La prueba del nueve del argumento es que por eso los parquímetros los diseñan ingenieros industriales y no publicistas.

Comentarios de libros

Distribuir contenido