Memética

Sobre memes, memeces y memos

Ciencia y religión

La editorial que publica el último libro de Hawking ha usado el viejo gran truco para promocionar gratuitamente su próxima aparición en las librerías. Para ello se ha servido de los intereses coincidentes con el amarillismo omnívoro de la prensa. Unos por tirios, otros por troyanos, se hacen eco de las contestaciones desde los distintos frentes que se consideran aludidos por las filtraciones escogidas.
 
Al parecer, todo el desencadenante se resume en la sentencia "No es necesario invocar a Dios como el que encendió la mecha y creó el Universo".
 
Esta declaración, que sólo dice lo que dice, ha sido interpretada con desigual aunque limitada pericia por representantes de las religiones mayoritarias. Esto es lógico, cada cual defiende su negocio y, como se contemplan con gran indulgencia legal los métodos y fines de las diferentes confesiones, pues no pasa nada.
 
Desde otro sector, el de ciertos presuntos científicos hábilmente selectos, se defiende la compatibilidad entre la ciencia y la religión. Esto ya es más preocupante, y por eso hay que decirlo y lo diré bien clarito para que se me entienda: el conocimiento científico es, no sólo incompatible, sino que se opone al "conocimiento" religioso. Más exactamente, cualquier "conocimiento revelado" es excluyente y se opone a cualquier otro tipo de conocimiento, sea científico o revelado. Es elemental e inevitable, por mucho que se quieran disfrazar de compatibles y maquillar con alianzas de civilizaciones.
 
Así las cosas, al grupo de críticos religiosos se suman los científicos creyentes. La pregunta es: ¿cómo es posible que un científico sea creyente? Bien, esto es posible porque un científico es una persona, un aglomerado de yos que no tienen por qué congeniar en principio. De hecho, lo común es que no lo hagan, por lo que casi todos dedicamos, a lo largo de nuestras vidas, mucho tiempo y recursos a perseguir una conciliación impracticable.
 
Se llama científico al que se dedica a una actividad de naturaleza científica. Esto implica el dominio de un conjunto limitado de técnicas y conocimientos que, en su especificidad, no tienen por qué entrar en conflicto con el paquete de revelaciones aceptadas por el creyente. Si no se mira en suficiente profundidad, puede que no se alcance ningún punto conflictivo. Si el conflicto se impone, se resuelve como cualquier otro conflicto, con los mecanismos psicológicos de bricolage identitario: mirando hacia otro lado, construyendo fábulas de “orden superior”, fabricando “pegamentos místicos”, etc.

El hecho es que, cuando el científico habla como creyente, no habla el científico sino el creyente, razón por la cual todo el discurso carece por completo de validez científica. Es una perversión común, no sé si moderna o de toda la vida, del esfumado de autoridad entre roles de diversa competencia: un músico o un actor pueden ser competentes en su profesión, pero esto no añade un ápice de autoridad a sus opiniones y competencias en cualquier otro ámbito. Exactamente lo mismo que le sucede a cualquier científico.
 
Por lo tanto, al más competente de los científicos, cuando hable de religión se le debe presuponer exactamente la misma competencia que cuando hable de fútbol, por poner. La competencia no se “contagia” desde un ámbito a otro.
 
Con respecto a las declaraciones de Hawking, creo conveniente puntualizar, por una parte, que lo que realmente sostiene es que no es necesario recurrir a ningún agente místico para explicar el Big Bang a la luz de los actuales conocimientos cosmológicos, y, por otra parte, que sus afirmaciones, realizadas en el área de su reconocida competencia, sólo pueden ser justamente discutidas y criticadas en ese mismo contexto: discutir enunciados de cosmología científica desde la religión es como cuestionar diagnósticos médicos según aparezcan las cartas de una baraja de tarot.

Timos y estafas

No me cansaré de repetirlo: todo lo que se vende mediante "teletienda" y espacios publicitarios similares es una estafa. Por si no ha quedado claro, insisto: una estafa. Deberían estar prohibidos. Podemos preguntarnos suspicazmente por qué no lo están, pero la respuesta es muy obvia.

No me cansaré de repetirlo: todos los "servicios" telefónicos que se anuncian en televisión son un timo. Desde el tarot a los politonos. Por si no ha quedado claro, insisto: un timo. Deberían estar prohibidos. Podemos preguntarnos suspicazmente por qué no lo están, pero la respuesta es muy obvia.

No me cansaré de repetirlo: todos los servicios de mensajería y votación por televisión son una estafa. Da igual el programa o la cadena. Por si no ha quedado claro, insisto: una estafa. Deberían estar prohibidos. Podemos preguntarnos suspicazmente por qué no lo están, pero la respuesta es muy obvia.

No me cansaré de repetirlo: todos los "concursos" y "sorteos" con los que se rellenan horas muertas en televisión, sobre todo por la noche, son un timo. Por si no ha quedado claro, insisto: un timo. Deberían estar prohibidos. Podemos preguntarnos suspicazmente por qué no lo están, pero la respuesta es muy obvia.

¡Pobrecilla, la ministra! ¡Que vergüenza!

[video:

]

Sobre variedades de antropoides

Es desalentador: buscas en Google y encuentras miles de enlaces. Pero tengo que decirlo: me molesta "profundamente" que en numerosos círculos mal informados se compare a Chávez con un gorila rojo. Todo el mundo sabe, o debería saber, que no hay gorilas rojos. A menos que se quiera crear una especie basada en un único ejemplar, lo cual no es muy correcto, porque muy probablemente el susodicho resulte de una inviable mutación recesiva. Además, todo el mundo sabe, o debería saber, que los plácidos gigantes de espaldas plateadas habitan los bosques africanos. En la foto de la izquierda podemos ver la muy respetable opinión al respecto del presidente del comité de la comunidad de Virunga.

Puesto que son endémicos de las selvas venezolanas, los monos aulladores rojos son unos candidatos más adecuados para realizar un ensayo de zoología comparada. Obsérvese en la fotografía de la derecha la expresividad del ejemplar con la que acompaña uno de los mayores estruendos emitidos por un animal. Como anillo al dedo.
 

Salucionistas

Hoy en día, ¡Oh, témpora!, cualquier mentecato iletrado sale en televisión. Pero voy a concretar un poco: me voy a referir a los "salucionistas", los que nos quieres "solucionar" la "salú". Analfabetos funcionales, algunos con título de no-se-qué, con la osadía y falta de pudor acreditada para salir en los medios, especialmente en la televisión, difundiendo patrañas, supersticiones y habladurías de mesa camilla. Así, repiten simplezas, estupideces y falsedades hasta los límites del más puro hartazgo. Los nutricionistas son el colmo de la majadería rampante. Dicen tantas estupideces que no aciertan una ni de casualidad. Sería prolijo enumerar, y mucho menos desmontar, todas y cada una de sus bobadas, porque tienen una dieta o una muletilla para todo. Así que proclamo: ¡Alerta, marujas del mundo y asociados! La primera norma para la salud es ignorar completamente a todos estos salvapanzas. ¡Vayan al médico y háganle caso! ¡Ah! Pero también exíjanles profesionalidad y seriedad, que no hagan como las marujas y propagen cuentos de viejas.

Para comprobar si se ha comprendido, sigue un pequeño test:

Le dicen que es muy sano beber dos litros de agua al día, por lo menos:

  1. No hace caso porque se lo dice un vendedor de bezoya
  2. No hace caso porque prefiere el vino o la cerveza
  3. No hace caso porque no es usted un pescado
  4. Hace caso porque se lo dice el médico

Señale la respuesta incorrecta.

Al lector sagaz no se le escapará la solución. Por si alberga alguna duda, cuando un médico le diga que es sano beber mucha agua, pregúntele por qué. Cuando le haya respondido, simplemente ignora la respuesta e insista:
- Sí, pero ¿por qué?
Verá un médico balbucear al asomarse más allá de donde nunca había llegado antes.

Sobre el chantaje o la chantaja

Por lo general considero recomendable la lectura de Arturo Pérez-Reverte en su colaboración en XL Semanal, aunque tiene sus contraindicaciones porque, al tiempo que desintoxica el pensamiento, puede alterar la sangre.

En su última colaboración titulada "Chantaje en Vigo" pone, como de costumbre, el dedo en la llaga. Bueno, en una llaga, porque hay muchas. Por eso recomiendo su lectura.

La sugestiva lectura plantea cuestiones: ¿Qué habría pasado si en vez de dar con una inspectora, el amigo Manolo hubiese dado con un inspectoro? ¿Y si en vez de inspectoro, expectoro? ¿Y si la abogada de los servicios jurídicos del ministerio de igual-dá fuese un abogado? ¿Y si la jueza un juezo?

De lo que no cabe la menor duda es del éxito de la política ministerial. Han conseguido poner las cosas en su sitio. Donde deben estar.

Sobre el ateísmo agresivo

Creo que este vídeo merece ser difundido y comentado:

[video:

]

Los primeros comentarios que se me ocurren son los siguientes:

  • Se da un fallo conceptual: no tiene sentido increpar a la deidad porque no existe. Es, para algunos, divertido sostener que dios no existe y que, además, es el demonio. Pero no se combate la incoherencia con ese tipo de gracia que sólo divierte a propios e irrita a extraños. Además, en estos tiempos de flojera mental en que vivimos, como hay que “respetar tooodas las sensibilidades”, no es “políticamente correcto” ofender a las “personas especiales”. Lo que es estúpido, y hay que decirlo claramente, es el insensato y pueril anticatolicismo del que hacen gala algunos políticos en un país con siglos de tradición católica.
  • Se da un fallo estratégico: no es eficaz atacar frontalmente los principios o las personas, porque provoca su reaccion inmediata y agresiva. Hay que evidenciar las consecuencias de las acciones. Hay que corregir el “por sus obras los conoceréis” con el “por las consecuencias de sus actos”. Del mismo modo que aceptamos que “el fin no justifica los medios” debemos asumir que, si las consecuencias de unos actos son abominables, también deben serlo los principios o personas que los inspiran.
  • Hay otro fallo, pero de “doblaje”: particularmente me irrita el mal uso de idioma, porque exhibe las miserias cognitivas y comportamentales de personas y colectivos. En este capítulo, la inevitable ósmosis con otros idiomas debería supervisarse con un mínimo de seriedad, no como la Real Academia incorporando “pen drive” al diccionario. Pues bien, en español, “evidencia” es un término moral o de derecho. La traducción del inglés “evidence” en un contexto científico es “prueba”. “Basado en la evidencia” es una muletilla que algunos ignorantes han puesto de moda para darse pisto y que, a base de repertirse, ha calado en habla común.

Sobre el cambio climático

Esto del cambio climático es una estafa evidente. Y lo del CO2 y el calentamiento global, y la capa de ozono y las bolsas de plástico y las energías renovables (un evidente contradicción). Todo este batiburrillo de estupideces de moda es un engañabobos que sirve a los oscuros intereses económicos de cambiar el dinero de muchos bolsillos a unos pocos, pero selectos. Con el agravante de conseguir que los bobos paganinis se sientan, además, culpables por haber pecado contra algún dogma de la liturgia progresista.

¿El clima cambia? Si, claro. ¿Hay calentamiento global? No está muy claro. ¿El clima seguirá cambiando? Inevitablemente. Ahora bien, ¿Es consecuencia de la actividad humana el cambio climático? Lo dudo. ¿Puede la actividad humana cambiar las tendencias en el cambio climático? Seguro que no. ¿Por qué se empeñan en montar tanta alharaca? Ya lo he dicho, no se contentan con engatusar a los bobos, haciéndoles creer que el problema es culpa suya, y extorsionar y vejar a los no-creyentes. Además, quieren quedar de salvadores del planeta, quieren gozar de una imagen benefactora y prestigiosa. El puro colmo.

Hay muchas fuentes de información para el que quiera ponerse al día, como estas:

Sobre los políticos y periodistas catalanes

Estos presuntos señores que dicen defender una tierra, cuando lo que tienen que defender es al sujeto de la soberanía que representan por delegación, y que lo que persiguen en última instancia es una abyecta mezquindad inconfesable, se están ciscando en todos los españoles sin el menor sonrojo durante el trayecto.
Hay quien dice que no todos los catalanes son así. Es posible, pero no se les oye. Y si es cierto, tienen el deber inexcusable de expresarse para que se les oiga. Por dos motivos: para que sepamos de la naturaleza de la impostura por sus protagonistas y para evitar al resto de los españoles la desagradable necesidad de tener que extraer conclusiones generales.
No esperaba demasiado de políticos y periodistas, especialmente de los catalanes, por eso no me interesa demasiado lo que digan. Tampoco tengo demasiadas esperanzas en la labor de un tribunal cuestionable y cuestionado. Lo único que me interesa saber es ¿qué dicen los catalanes?

De memos y visones

Han vuelto a hacerlo. Han sido, evidentemente, los mismos que en otras ocasiones. Sueltan entre 15.000 y 20.000 visones en tres granjas de Abegondo. Sólo caben dos posibilidades: o son unos imbéciles descerebrados, o son unos delincuentes que buscan perjudicar a quien sea sin reparar en las consecuencias. En cualquiera de los dos casos, deberían acabar en la cárcel o cumpliendo servicios para la comunidad. Y quien les conozca y no los denuncie es igualmente responsable, por lo menos de cobardía frente a la estupidez, porque hay que detenerlos, antes de que ocupen altos cargos.

¿Qué motivos pueden alegar los irresponsables mentecatos? Ni siquiera tienen los redaños de hacer públicos sus motivos e intenciones. Como suele suceder, además de estúpidos, cobardes.

Distribuir contenido