Memética

Sobre memes, memeces y memos

A vueltas con el mejillón

No comprendo bien el porqué, pero las distintas formas de estupidez me producen diferentes grados de náusea. Entre las que encuentro más irritantes están las que se presentan como contradicciones que se derivan de un planteamiento artificioso.

Como ejemplo, podemos considerar esta noticia: “Un juez obliga a retirar latas de mejillón con evocaciones a Galicia”...

Se parte de dos posiciones encontradas, la de la DOP Mexillón de Galicia y la de la patronal conservera. La primera denuncia el uso indebido de la “Denominación de Origen Protegida” por algún fabricante de conservas.

El juez o la jueza falla a favor de la parte demandante, entendiendo que la parte demandada ha utilizado “lemas” como «de las Rías gallegas», «fabricado en Galicia» o «envasado en Galicia» en sus productos. Al parecer, el juez o la jueza “entiende” que “la mención conjunta de mejillón y Galicia o Rías Gallegas frente a la DOP Mexillón de Galicia integra perfectamente la previsión legal” de la competencia desleal.

Desconozco la ley pero no creo que importe al caso. También desconozco la competencia con la que el juez o la jueza ha aplicado la ley, aunque no albergo demasiadas esperanzas al respecto. Tampoco importa. ¿Estoy cuestionando que existe algo por encima de la ley? ¿O que la forma de aplicar la ley es cuestionable? Pues ambas cosas, porque por encima de la ley está la lógica, que debería respetarse escrupulosamente en su aplicación. En consecuencia las sentencias deben ser, aún antes que conformes a derecho, ajustadas a la lógica. Caso contrario serían antes “fallos” que sentencias.

Según “entiende” el juez o la jueza, la palabra “Mexillón” no puede evocar Galicia ni las Rías Gallegas sin vulnerar los “derechos” (entiéndase “bolsillos”) de la DOP Mexillón de Galicia. Cualquier desarrollo de esta abstrusa “comprensión” conduce a todo tipo de pintorescos absurdos. Por ejemplo, las latas de conservas suelen etiquetarse en varios idiomas. ¿Persiste la ominosa “evocación” si hablamos de “mejillón”, “mussel” o “galician”?

Por otra parte, la evocación es una operación subjetiva de la memoria que se realiza en la mente del “presunto” cliente. ¿Es ilegal, pues, que pensemos en Galicia al ver mejillones? Según el juez o jueza sí, salvo que perpetre la instigación la DOP del mejillón.

Se puede seguir profundizando en esta vertiente del desatino, pero dejemos los lodos y vayamos a los polvos de los que provienen. La patronal conservera recurrirá el fallo entendiendo que su caso «se ha defendido mal». No es fácil defenderse de acusaciones absurdas e incoherentes.

Todas estas contradicciones y muchas más se desprenden a la postre de aceptar el concepto de “propiedad intelectual”, un evidente oxímoron. Partiendo de un disparate sólo podemos conseguir sámaras, no peras. En resumen, el juez o la jueza “entiende” que el campo semántico del mejillón gallego es propiedad de la DOP Mexillón de Galicia y no puede usarse ni siquiera mentalmente sin su permiso. En fin...

Annus horribilis

Lamento no poder felicitar a nadie el próximo año 2015.

La razón es que, ni vamos a mejor, ni se columbra mejoría.

Tenemos el más execrable de los gobiernos, que ha conseguido superar la natural estulticia del anterior con las más perversas políticas cuyas consecuencias son y serán catastróficas. Como principales responsables de nuestras actuales y futuras desgracias y pesares, no deberíamos consentir que salgan impunes.

La propiedad intelectual es un concepto absurdo: no se puede poseer nada inmaterial. Es un esperpento caduco de tiempos remotos que sirve de disculpa para imponer una ley medieval y autoritaria que el día 1 de enero proyectará nuestro país a cotas democráticas similares a las de Corea del Norte, China o Cuba.

Para alcanzar los niveles de censura y autoritarismo "bolivariano" no necesitamos a Podemos, basta con dejarle hacer impunemente a este gobierno despreciable y emético. Por mencionar sólo algunas de sus virtudes.

Contra el infinitivo "verbal impersonal"

Es encomiable el nivel de realismo con el que se producen actualmente las series de TV. En una de ellas, en sus remotos días revolucionaria, concretamente en CSI Miami (T10E17), tras los créditos, un periodista informa "a pie" de escena del crimen: "Para los que acaban de sintonizarnos, decirles que..."
Como sugiere el sentido común, tan escaso como poco apreciado, se puede estar a los pies de algo que tenga pies. El gremio de los periodistas es paladín de un analfabetismo que dimana de la misma RAE, en la actualidad una guarida de impostores sin vergüenza (no todos, aunque sí demasiados). Naturalmente, uno puede estar a los pies de una cama, o a los de una dama, etc. Pero la calle, por ejemplo, no tiene pies. Tampoco la escena de un crimen. En el 99% de los lugares en que el 99% de los periodistas perpetran sus simuladas intervenciones "en primera persona", cuando comienzan "Estamos aquí, a pie de..." no están más que a los pies de una postración cognitiva de apreciable severidad.
Contra el infinitivo "verbal impersonal" ya se manifestó hace años Lázaro Carreter en sus dardos. Lamentablemente no consiguió nada. El palurdismo imperante es muy fuerte. Pero lo voy a repetir: el infinitivo es una forma nominal del verbo que realiza la función de un sustantivo. Esto quiere decir muchas cosas para las mentes perspicaces: por ejemplo, que se puede acompañar de un artículo determinante, como en "El frotar se va a acabar". ¿Qué sucede si lo aplicamos en la periodística cantinela: "Para los que acaban de sintonizarnos, el decirles que..."? Esto no puede sonar bien ni al más lerdo de los "expertos" en comunicación. Esta horrenda construcción no cabe en las categorías admisibles para explicar la evolución de la lengua. Es un índice claro de vulgaridad. “Desde el cariño y el respeto”, quienes la usan son catetos a babor y estribor. Y en el caso de los que se sirven del idioma como herramienta de trabajo tiene todos los agravantes y da mucho asco. Pero en el caso de los académicos que lo deponen en sus artículos, tiene además delito, Arturito.
 

Imposturas en la "ciencia"

Salvando el hecho de que el símbolo de porcentaje se utiliza principalmente para documentar la impostura, cuando no se presenta con precisión decimal cabe esperar que lo que se desea transmitir es una aproximación razonable. En este sentido hay que contemplar el principio de Pareto o regla del 80/20.

Este principio establece una relación inversa entre una población y una propiedad en proporción aproximada de 80 a 20. Así, aplicándolo se puede aventurar que el 20% de los clientes proporcionan el 80% de los ingresos de una empresa, por ejemplo.

Podemos pensar en multitud de casos donde veríamos confirmado este principio con razonable precisión, aunque también encontraremos casos en que la aproximación no será tan aceptable. Probablemente en una proporción de 80 a 20.

Hay quien sostiene que la Revelación de Sturgeon es una especificación del principio anterior. En cierto sentido puede considerarse así, puesto que ajusta el porcentaje al 90% en cualquier conjunto con respecto a su cualidad de "basura" (crap). Para evitar confusiones, acotaremos este concepto como equivalente al de ruido en cibernética.

En buena lógica, ambos principios no pueden ser ciertos simultáneamente, pero no es difícil concebir una suerte de equilibrio dinámico de modo que podamos formular un principio unificado: "El ruido en un sistema tiende al 90% a menos que se reduzca activamente, pudiendo así alcanzar el 80%".

Pero ¿qué sucede cuando la intervención persigue incrementar el ruido? Porque podemos comprobar que estamos rodeados de gran cantidad de sistemas cuyo propósito es precisamente distorsionar la señal, entorpecer la comunicación, desinformar y manipular.

Esto es particularmente cierto en las áreas del conocimiento con base simbólica, es decir, cuyo nexo con la realidad fisicoquímica (o biológica) no es directo. Como es el caso de la política, por ejemplo, donde la proporción de ruido se antoja a menudo superior al 100% por el afán con que se procura.

También sucede así en el resto de las "ciencias" sociales: Historia, Sociología, Psicología...
De las imposturas en esta última trata la noticia de que "Un aficionado desmonta la millonaria industria de la ‘ciencia de la felicidad’".  Confieso que es ésta una industria que desconocía en sus detalles, aunque su tufillo familiar evoca la ancestral práctica de timadores y embaucadores.

Tanto es así que vemos un corolario adjunto: "Hasta el 95% de la investigación en psicología pueden ser falacias sin rebatir". Alcanzamos aquí la cifra del 95% como un compromiso entre en "desmadre" y la "contención" de la pretendida "ciencia" psicológica.

Con esto podemos completar el principio unificado: "El ruido en un sistema tiende al 90% a menos que se reduzca activamente, pudiendo así alcanzar el 80%, o se incremente activamente, pudiendo así alcanzar el 99%".

¿Y por qué no el 100%? Pues porque hemos de dejar su espacio al azar, la incompetencia y otros imponderables.
 

Dos negativos no hacen un positivo

Sino, Pedro habría negado una vez y afirmado otra. Total, que nada.

Ya es conocida mi opinión sobre el fenómeno Podemos. También sobre la fuente de conocimiento de moda. Ya es sabida de antiguo, la cosa.

Ahora, por diferentes motivos, los colosos colisionan: "Podemos libra una nueva batalla en Wikipedia". Esta polémica no tiene nada que ver con la del mono, los derechos de autor o la propiedad intelectual, tiene que ver con el control omnímodo y omnívoro de la información. No tardará el ideólogo Monedero en proponer un tribunal popular para condenar la Wikipedia por contrarrevolucionaria.

No sé si valdrá el indicador como mérito, pero "Sálvame diario" desplaza un 65% más información que Podemos en la pedia.

Pare aquí, por favor, que me bajo

Ya he tratado este asunto, pero la noticia de que "El CIS sitúa a Podemos como tercera fuerza política" confirma los augurios. Vivimos inmersos en una situación compleja, policontextural, cuyo análisis escapa a la comprensión cabal incluso de los expertos. Es posible, empero, delinear tendencias generales. Por ejemplo, se puede asegurar que "podemos" no es una serpiente de verano, sino más bien un idolillo con pies de barro. Pero no se derrumbará sólo, ni mucho menos por causa del mejor control de los tiempos. Es necesario enfrentarlo. No combatirlo, porque eso conllevaría atribuirle una importancia de la que adolece. Pero sí plantarle cara para impedir que maniobre a su antojo, exponiéndolo a una dialéctica en la que, más pronto que tarde, trastabillará y se derrumbará como lo que es: un erial cognitivo.

La cuestión sobre las raíces del éxito de una forma tan manida de propaganda podría tener interés si aceptásemos como premisa que el hombre es un ser racional o un animal político, pero no parece ser el caso. El ligero barniz de la civilización no logra disimular su naturaleza visceral, que aflora con el menor contratiempo. Y por eso es tan fácil manipular a la ciudadanía. Por eso y porque ha sido convenientemente educada con ese propósito.

Pero no seamos presumidos, que la irracionalidad no es ni de lejos nuestra especialidad. En todas partes cuecen habas. Tomemos por ejemplo Italia: "La mafia excomulgada por el papa recibe homenajes en las procesiones". Está claro que la expulsión del "Reino que no es de este Mundo" ya no alcanza la influencia de otrora, lo que desvela los auténticos mecanismos subyacentes.

Otro ejemplo, un poco más remoto: "Un millón de dólares por capítulo para los protagonistas de «The Big Bang theory»". Linda paradoja la que otorga sobradamente a los bufones de la ciencia lo que cicateramente se niega a los investigadores de muy superior rentabilidad y mérito.

Queda demostrado que asistimos a un fenómeno global en el que no hay privilegiados. Vivimos en una sociedad enferma que supera cotidianamente su decadencia de la víspera. Y lo terrible no es siquiera si el problema tiene solución. Lo trágico es que, probablemente, ninguna solución sea aplicable.

Ley de Propiedad Intelectual

No voy a entrar en prolijos detalles, me quedaré en el nivel de competencia cognitivo, moral y lingüístico del interlocutor al que me dirijo. No se trata de una persona concreta, que sí, sino de un grupito que se autodenomina "Gobierno de España". Lo voy a decir con todas las letras: vuestra ley de la "propiedad intelectual" apesta, es injusta, estúpida, contraproducente, perjudica a la gran mayoría en beneficio de una privilegiada minoría y demuestra una vez más que no sois mejores que aquéllos a los que criticáis.
Me atrevo a asegurar que pagaréis el precio. En ninguna forma un precio justo, pero no saldréis de rositas. Por ésta y por todas las demás. Lo realmente terrible es que el grueso de la factura lo hemos pagado, lo estamos pagando y lo pagaremos todos. Y sois lo bastante necios como para no comprender las consecuencias de vuestras decisiones. Ojalá el pueblo os pida cuentas y exija responsabilidades, que por vuestra culpa otros vendrán...

Todos son responsables

"Créeme, lo que se toma por inteligencia suele ser vanidad y tontería."

Logotipo electoral evocadorNo vale templar gaitas. No son aceptables las disculpas justificadas con reacciones emocionales. No son admisibles las excusas basadas en la ignorancia o el engaño. Cualquier persona mínimamente avisada, responsable y cabal ya debería saberlo. Por supuesto, los máximos responsables están por detrás, manipulando sin el menor escrúpulo a la incauta ciudadanía a través de ciertos medios de comunicación presuntamente progresistas en su propio y particular beneficio.
Para ello se sirven de un hombre de paja de modelo ya conocido, un mesiánico narcisista de luces tan cortas como larga osadía, un idolillo de pies de barro que antes o después se derrumbará por su propio peso para ser relevado mientras la impostura persista.
Los que les votaron también son culpables y tienen su cuota de responsabilidad. Pero a la vista de los hechos, ante la constatación de la evidencia, los que no retiran su apoyo y persisten en respaldar la execrable formación oportunista ganan calidad de cómplices sin atenuantes.
Se sabe desde hace tiempo que «Monedero pide un tribunal popular para "el fascista Vargas Llosa"». También que «Durán planta cara a los amigos de Podemos que la amenazaron con hacerla sentir "miedo en la nuca"». Recientemente insisten y «Monedero pide un tribunal popular para Vargas Llosa».
Sin embargo, parece que la ciudadanía ni aprende ni aprecia lo paradójico que es saltar de la sartén para caer al fuego. Evidentemente, las principales formaciones políticas también son responsables al no proporcionar esperanzas ni aliviar el deseo de acabar con ellas a cualquier precio ante la ausencia de arrepentimiento, enmienda y penitencia.
La turbamulta actualmente conocida como "podemos" es justamente lo contrario que La AVE: predica la vía expeditiva frente al discrepante antes que el debate, la prevalencia de cierta minoría violenta frente a la mayoría tranquila, la consigna frente a la reflexión, la exclusión frente al respeto, la imposición frente a la libertad, y no es necesario seguir con esta larga lista evidentemente prolija.
En resumen: mala gente sin nada bueno que ofrecer. Y no como tantos otros, sino mucho peores. Nadie podrá decirme que no he avisado. Porque no se arregla lo malo con algo peor.
 

En todas partes cuecen habas

Spielberg "asesino"

O la globalización de la estupidez. Algunos hablan de la inteligencia colectiva, pero todos sabemos que lo que se contagia no es precismante lo bueno.
Así que hoy vamos a disfrutar de un disparate "urbi et orbi". Tomemos nota: «Steven Spielberg mata a un triceratops y la internet enfurece». Sin comentarios.

Separación de sexos no es segregación ni discriminación

Portada de La Voz de Galicia 8/7/14

La portada de La Voz de Galicia de hoy titula a 4 columnas en su portada que "El Supremo anula los conciertos de 5 colegios que separan por sexos". Subtitula: "La sentencia, que afecta a dos centros de A Coruña, no cuestiona que exista la educación diferenciada, pero sí que se financie con dinero público".
Por lo menos, no se habla de segregación, como en otros medios tóxicamente ideológicos.
Vivimos tiempos convulsos y confusos, donde la verdad no es patrimonio de frailes ni motivo de filósofos, y donde se acepta que analfabetos ideológicos legislen y otra suerte de incapaces presuman de interpretar tales legislaciones.
Establezcamos las premisas:

  • No existe la menor prueba de que el modelo de educación integrada sea mejor que el de educación diferenciada. Existen distintos modelos educativos y no hay pruebas (ni siquiera estudios) concluyentes que establezcan que ninguno sea mejor.
  • Por pura ideología postmoderna, el asunto ni se discute ni se investiga, en un punto donde se encuentran las verdades reveladas y los prejuicios ideológicos repetidos hasta el aburrimiento como mantras sin sentido.
  • Sí hay abundantes pruebas de que el sistema educativo vigente es un fracaso, y no es necesario exhibir dolorosos informes que así lo demuestran para constatar la realidad de los hechos.

El supremo se puede justificar en que aplica la ley, pero la ley se puede interpretar y aplicar de otra manera, como hizo uno de sus magistrados y antes el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.
Pero lo que resulta esperpéntico es la conclusión de que siendo la educación diferenciada tan legítima como la coeducación, no se puede sostener concierto con fondos públicos.
Si no hay motivos reales, científicos, que respalden una posición por encima de otra, ni existen tampoco argumentos de legitimidad ¿por qué se retira la ayuda pública? Esta contradicción, característica consustancial al vigente pensamiento postmodernista, implica una clara discriminación por motivos ideológicos, que es lo que se dice combatir. Desde la ignorancia y el sectarismo.
En todo este asunto, lo mejor para los niños y los derechos de los padres son irrelevantes.
 

Distribuir contenido