A vueltas con el mejillón

No comprendo bien el porqué, pero las distintas formas de estupidez me producen diferentes grados de náusea. Entre las que encuentro más irritantes están las que se presentan como contradicciones que se derivan de un planteamiento artificioso.

Como ejemplo, podemos considerar esta noticia: “Un juez obliga a retirar latas de mejillón con evocaciones a Galicia”...

Se parte de dos posiciones encontradas, la de la DOP Mexillón de Galicia y la de la patronal conservera. La primera denuncia el uso indebido de la “Denominación de Origen Protegida” por algún fabricante de conservas.

El juez o la jueza falla a favor de la parte demandante, entendiendo que la parte demandada ha utilizado “lemas” como «de las Rías gallegas», «fabricado en Galicia» o «envasado en Galicia» en sus productos. Al parecer, el juez o la jueza “entiende” que “la mención conjunta de mejillón y Galicia o Rías Gallegas frente a la DOP Mexillón de Galicia integra perfectamente la previsión legal” de la competencia desleal.

Desconozco la ley pero no creo que importe al caso. También desconozco la competencia con la que el juez o la jueza ha aplicado la ley, aunque no albergo demasiadas esperanzas al respecto. Tampoco importa. ¿Estoy cuestionando que existe algo por encima de la ley? ¿O que la forma de aplicar la ley es cuestionable? Pues ambas cosas, porque por encima de la ley está la lógica, que debería respetarse escrupulosamente en su aplicación. En consecuencia las sentencias deben ser, aún antes que conformes a derecho, ajustadas a la lógica. Caso contrario serían antes “fallos” que sentencias.

Según “entiende” el juez o la jueza, la palabra “Mexillón” no puede evocar Galicia ni las Rías Gallegas sin vulnerar los “derechos” (entiéndase “bolsillos”) de la DOP Mexillón de Galicia. Cualquier desarrollo de esta abstrusa “comprensión” conduce a todo tipo de pintorescos absurdos. Por ejemplo, las latas de conservas suelen etiquetarse en varios idiomas. ¿Persiste la ominosa “evocación” si hablamos de “mejillón”, “mussel” o “galician”?

Por otra parte, la evocación es una operación subjetiva de la memoria que se realiza en la mente del “presunto” cliente. ¿Es ilegal, pues, que pensemos en Galicia al ver mejillones? Según el juez o jueza sí, salvo que perpetre la instigación la DOP del mejillón.

Se puede seguir profundizando en esta vertiente del desatino, pero dejemos los lodos y vayamos a los polvos de los que provienen. La patronal conservera recurrirá el fallo entendiendo que su caso «se ha defendido mal». No es fácil defenderse de acusaciones absurdas e incoherentes.

Todas estas contradicciones y muchas más se desprenden a la postre de aceptar el concepto de “propiedad intelectual”, un evidente oxímoron. Partiendo de un disparate sólo podemos conseguir sámaras, no peras. En resumen, el juez o la jueza “entiende” que el campo semántico del mejillón gallego es propiedad de la DOP Mexillón de Galicia y no puede usarse ni siquiera mentalmente sin su permiso. En fin...