Sobre la máquina homeostática

Todos los organismos vivos, desde la humilde ameba hasta el ser humano, nacen con dispositivos diseñados para resolver automáticamente, sin que se requiera el razonamiento adecuado, los problemas básicos de la vida. Dichos problemas son: encontrar fuentes de energía; mantener el equilibrio químico del interior compatible con el proceso vital; conservar la estructura del organismo mediante la reparación del desgaste natural; y detener los agentes externos de la enfermedad y daño físico. La palabra homeostasis es el término apropiado para el conjunto de regulaciones y el estado resultante de la vida regulada.
En el curso de la evolución, el equipamiento innato y automatizado de la gestión de la vida (la maquina homeostática) se fue haciendo muy refinado. En la base de la organización de la homeostasis, encontramos respuestas simples como el acercamiento o el alejamiento de un organismo entero en relación con algún objeto; o bien aumento de la actividad (excitación) o bien reducción de la misma (calma o quiescencia). Si seguimos ascendiendo en la organización, encontramos respuestas competitivas o cooperativas.

En busca de Spinoza. Neurobiología de la emoción y los sentimientos, pág 34

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Los saltos de línea y párrafo se convierten automáticamente.
  • Las direcciones de correo se ocultan para confundir a los spambots, pero serán accesibles si javascript está activado en el navegador.
  • Los enlaces a Youtube y Vimeo se muestra como vídeos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.