Separación de sexos no es segregación ni discriminación

Portada de La Voz de Galicia 8/7/14

La portada de La Voz de Galicia de hoy titula a 4 columnas en su portada que "El Supremo anula los conciertos de 5 colegios que separan por sexos". Subtitula: "La sentencia, que afecta a dos centros de A Coruña, no cuestiona que exista la educación diferenciada, pero sí que se financie con dinero público".
Por lo menos, no se habla de segregación, como en otros medios tóxicamente ideológicos.
Vivimos tiempos convulsos y confusos, donde la verdad no es patrimonio de frailes ni motivo de filósofos, y donde se acepta que analfabetos ideológicos legislen y otra suerte de incapaces presuman de interpretar tales legislaciones.
Establezcamos las premisas:

  • No existe la menor prueba de que el modelo de educación integrada sea mejor que el de educación diferenciada. Existen distintos modelos educativos y no hay pruebas (ni siquiera estudios) concluyentes que establezcan que ninguno sea mejor.
  • Por pura ideología postmoderna, el asunto ni se discute ni se investiga, en un punto donde se encuentran las verdades reveladas y los prejuicios ideológicos repetidos hasta el aburrimiento como mantras sin sentido.
  • Sí hay abundantes pruebas de que el sistema educativo vigente es un fracaso, y no es necesario exhibir dolorosos informes que así lo demuestran para constatar la realidad de los hechos.

El supremo se puede justificar en que aplica la ley, pero la ley se puede interpretar y aplicar de otra manera, como hizo uno de sus magistrados y antes el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.
Pero lo que resulta esperpéntico es la conclusión de que siendo la educación diferenciada tan legítima como la coeducación, no se puede sostener concierto con fondos públicos.
Si no hay motivos reales, científicos, que respalden una posición por encima de otra, ni existen tampoco argumentos de legitimidad ¿por qué se retira la ayuda pública? Esta contradicción, característica consustancial al vigente pensamiento postmodernista, implica una clara discriminación por motivos ideológicos, que es lo que se dice combatir. Desde la ignorancia y el sectarismo.
En todo este asunto, lo mejor para los niños y los derechos de los padres son irrelevantes.
 

El rabo del toro

Según el conselleiro de educación, Jesús Vázquez: «O ensino diferenciado por sexos é lexítimo».
Parece que tras la "polémica" está la CIG y su recurso de una sentencia previa. Este sindicato exige a la Xunta que acate el fallo y anuncia que seguirá "dando la batalla". Aparentemente su objetivo es que se suprima el concierto en el caso de la educación diferenciada.
Se supone que la labor de un sindicato es la defensa de los intereses de sus afiliados. ¿En qué medida perjudica a los sindicados, es de suponer que enseñantes en este caso, que se concierte con estos centros? Sólo cabe una explicación: en su ideología marcadamente sectaria.
Me pregunto si no habrá otras llagas en las que meter el dedo en la enseñanza. También me pregunto en qué manos se deposita la formación de los jóvenes. De lo que no cabe duda es que el modelo educativo que se ha estado aplicando es un fracaso. Algo patológico subyace a la insistencia en aplicar una doctrina que se ha evidenciado contraproducente.

Matando moscas

La oposición se une contra el conselleiro de Educación y censura su «habilidade» para crear nuevos conflictos.
Ya me siento más tranquilo: durante un lapsus de ingenuidad temí que tuviesen argumentos.