Contra el infinitivo "verbal impersonal"

Es encomiable el nivel de realismo con el que se producen actualmente las series de TV. En una de ellas, en sus remotos días revolucionaria, concretamente en CSI Miami (T10E17), tras los créditos, un periodista informa "a pie" de escena del crimen: "Para los que acaban de sintonizarnos, decirles que..."
Como sugiere el sentido común, tan escaso como poco apreciado, se puede estar a los pies de algo que tenga pies. El gremio de los periodistas es paladín de un analfabetismo que dimana de la misma RAE, en la actualidad una guarida de impostores sin vergüenza (no todos, aunque sí demasiados). Naturalmente, uno puede estar a los pies de una cama, o a los de una dama, etc. Pero la calle, por ejemplo, no tiene pies. Tampoco la escena de un crimen. En el 99% de los lugares en que el 99% de los periodistas perpetran sus simuladas intervenciones "en primera persona", cuando comienzan "Estamos aquí, a pie de..." no están más que a los pies de una postración cognitiva de apreciable severidad.
Contra el infinitivo "verbal impersonal" ya se manifestó hace años Lázaro Carreter en sus dardos. Lamentablemente no consiguió nada. El palurdismo imperante es muy fuerte. Pero lo voy a repetir: el infinitivo es una forma nominal del verbo que realiza la función de un sustantivo. Esto quiere decir muchas cosas para las mentes perspicaces: por ejemplo, que se puede acompañar de un artículo determinante, como en "El frotar se va a acabar". ¿Qué sucede si lo aplicamos en la periodística cantinela: "Para los que acaban de sintonizarnos, el decirles que..."? Esto no puede sonar bien ni al más lerdo de los "expertos" en comunicación. Esta horrenda construcción no cabe en las categorías admisibles para explicar la evolución de la lengua. Es un índice claro de vulgaridad. “Desde el cariño y el respeto”, quienes la usan son catetos a babor y estribor. Y en el caso de los que se sirven del idioma como herramienta de trabajo tiene todos los agravantes y da mucho asco. Pero en el caso de los académicos que lo deponen en sus artículos, tiene además delito, Arturito.