Annus horribilis

Lamento no poder felicitar a nadie el próximo año 2015.

La razón es que, ni vamos a mejor, ni se columbra mejoría.

Tenemos el más execrable de los gobiernos, que ha conseguido superar la natural estulticia del anterior con las más perversas políticas cuyas consecuencias son y serán catastróficas. Como principales responsables de nuestras actuales y futuras desgracias y pesares, no deberíamos consentir que salgan impunes.

La propiedad intelectual es un concepto absurdo: no se puede poseer nada inmaterial. Es un esperpento caduco de tiempos remotos que sirve de disculpa para imponer una ley medieval y autoritaria que el día 1 de enero proyectará nuestro país a cotas democráticas similares a las de Corea del Norte, China o Cuba.

Para alcanzar los niveles de censura y autoritarismo "bolivariano" no necesitamos a Podemos, basta con dejarle hacer impunemente a este gobierno despreciable y emético. Por mencionar sólo algunas de sus virtudes.